Todos los cilindros están fabricados con sistema de pins. Estos se ajustan a diferentes alturas por lo que cuando se introduce su llave, los pins son empujados consiguiendo la combinación correcta y así permitir que  la llave gire y haga funcionar la cerradura.

El principio del  Bumping funciona con creación de energía cinética haciendo que las pines individuales salten permitiendo abrir la cerradura utilizando una llave especial conocida como  “Bumping Key”. Es un método de robo efectivo y sencillo, utilizado por los ladrones desde hace varias décadas. Este método ha ido evolucionando, permitiendo mejorar su efectividad y alcanzar popularidad entre los fabricantes de cerraduras de seguridad, que toman medidas para que esta técnica de robo no suponga un problema mayor.

Esta forma de intrusión es muy común en toda Europa y preocupantemente el  80% de las cerraduras probadas por diferentes laboratorios pueden ser fácilmente accionadas con el Bumping en cuestión de minutos e incluso segundos.

Desafortunadamente, para las víctimas del Bumping tienen gran dificultad de reclamar a su seguro ya que no hay signos visibles de entrada forzada.

Según los estudios de seguridad, 9 de cada 10 cerraduras pueden ser abiertas mediante el método Bumping.

 

¿En qué consiste?

El bumping es un método de robo que persigue la apertura de una puerta sin la llave del propietario y sin necesidad de forzar la cerradura de seguridad. A priori parece el método perfecto pero, ¿cómo se hace?

El método bumping consiste en introducir en el cilindro de la cerradura una llave manipulada y golpear la misma con el fin de hacer “bailar” los pistones del cilindro. Esto consigue que los pistones del cilindro salten simultáneamente cuando la llave es golpeada, permitiendo el giro de la llave y por tanto la apertura de la puerta de seguridad. La técnica de Bumping (también conocida como ramping) se ejecuta en apenas medio minuto y no daña el sistema de cierre de la puerta, por lo que es complicado de apreciar en un primer vistazo.

La llave Bumping, la clave del método.

Una llave bumping o llave bump es la llave que se introduce en el interior de la cerradura de seguridad para ser golpeada y hacer saltar los pistones del cilindro. Esta llave no es una llave común, sino una llave especial que encaja en la mayoría de las cerraduras y se coloca hacia abajo para recibir el fuerte golpe con un objeto (normalmente un martillo) y abrir la puerta.

Conseguir una llave bumping no es aparentemente complicado, ya que en Internet no sólo existen vídeos explicativos de la técnica para abrir puertas, sino que aparecen varios website dónde explican cómo hacer una llave bumping o dónde comprarla.

250px-Tecnica_Bumping_(Small)

La peligrosidad de la técnica.

El bumping como técnica de apertura de puertas tiene su origen en oficio del cerrajero que la usa para la apertura de la puerta de forma legal y a petición de sus legítimos propietarios.

Hoy se ha convertido una de las técnicas de robo más peligrosas para los propietarios y los sistemas de seguridad. Normalmente, los ladrones profesionales utilizan complejas herramientas para forzar cerraduras de seguridad y penetrar a través de los sistemas más avanzados.

Sin embargo, con el bumping ocurre otro fenómeno. La sencillez de este método provoca que multitud de usuarios prueben a abrir una puerta a través de este método.

Por desgracia, el bumping no es la única técnica para abrir puertas de seguridad.

Quizá sea la técnica más silenciosa y limpia, pero existen multitud de técnicas de robo que pueden provocar el asalto a nuestra vivienda.

Otra técnicas de robo

  • Rotura de cilindros
  • Extracción de cilindros
  • Robo con Ganzúa
  • Robo con Taladro

Cómo evitar la apertura de nuestra puerta: Cerradura antibumping.

Para mayor desesperación de los usuarios, la técnica bumping no deja prácticamente evidencia alguna de su realización, al menos no de forma visible desde el exterior. Lo que ha provocado que las aseguradoras, en algunos casos, no den cobertura a viviendas robadas mediante el método bumping alegando la falta de agresión o rotura visible de la puerta de entrada o acceso a la vivienda.

Entonces, ¿qué podemos hacer los propietarios para luchar contra esta técnica tan peligrosa? ¿existe un método 100% eficaz?

Empecemos por señalar que una misma cerradura y por tanto una puerta de seguridad puede ser más o menos vulnerable a la técnica del bumping en función del cilindro que se instale en ella. En el mercado existen muchas calidades de cilindros que ofrecen mayor o menor resistencia a este técnica. Como afirmamos, la seguridad es cuestión de tiempo: tiempo que resiste el cilindro al ataque.

Nuestro primer consejo como profesionales de la seguridad, en el caso de que el propietario desee para su vivienda el sistema de apertura de cilindro es instalar una puerta acorazada con cilindro antibumping garantizado por el fabricante. Este cilindro no es 100% infalible pero garantiza que su apertura por la técnica bumping va a resultar muy dificultosa al intruso.